viernes, 27 de enero de 2012

LA SEÑAL DE JESUS Y JONAS



Jonas 1:15  Tomaron, pues, a Jonás y lo lanzaron al mar; y el mar cesó en su furia.

Jonas 1:16  Y aquellos hombres temieron en gran manera al SEÑOR; ofrecieron un sacrificio al SEÑOR y le hicieron votos.

Todos recordamos la historia de Jonás.

El fue un ejemplo de cristo ya que al morir aplaco la tormenta siendo ejemplo de que cristo en su muerte aplaco la ira de Dios.



Dios le envía a Nínive una gran ciudad que debía oír un mensaje de arrepentimiento, a lo que él se niega y huye en un barco lejos, pero en medio de las travesía se alzó una tormenta que estaba haciendo zozobrar la nave.



Jonás por esos días estaba huyendo de Dios,  como todos los hombres, que cuidamos nuestra “libertad” y huimos de todo lo que signifique Dios,  ni siquiera queremos oír del asunto,  Jonás sabía que huir en  el pecado nos expone sin remedio a la justa ira de Dios, el conocía de sus situación  y entendía que Dios estaba en su contra, Jonás  entendía que esta tormenta significaba el enojo de Dios,  el señor le mando a predicar a Nínive y el huyo, de allí que él les dice a los marineros, tiradme al mar y la tormenta cesara, cuando lo hicieron el enojo de Dios se calmó y la tormenta desapareció.

Este evento no es uno más, sino que es trascendente en la relación de Dios con los hombres.

Esta señal dijo Jesús mucho tiempo después sería la única que Dios le concedería a los Ninivitas, pero otra señal igual seria para todo los hombres, y fue la cruz de cristo.

A los hombres nos agrada pedirle señales a Dios, veamos que les contestó. 



Lucas 11:29  Como la multitud se aglomeraba, comenzó a decir: Esta generación es una generación perversa; busca señal, y ninguna señal se le dará, sino la señal de Jonás.

Lucas 11:30  Porque de la misma manera que Jonás vino a ser una señal para los ninivitas, así también lo será el Hijo del Hombre para esta generación.

El propósito de Jonás fue salvar Nínive  proclamando el arrepentimiento, esta fue la señal que Dios les envió a los Ninivitas, ellos tal vez esperaban otra cosa u otro tipo de ayuda de Dios como tal vez  esperan muchos hoy día, que Dios ayude al mundo trayendo paz, o prosperidad o justicia a la tierra, a lo que Jesús aclara que NO, no habrá otro tipo de señal de Dios a los hombres, solo el evangelio.

Muchos dicen. Si yo no veo no creo, o yo no creo cosas que no se hayan probado por medio de la ciencia.



Este es el propósito de cristo, los hombres en esa ocasión le pedían señal, y él contestaba que no tenemos derecho a señal alguna, no tenemos derecho a pedir explicaciones ni pruebas a Dios.

Luego llego la señal a todo el mundo fue la cruz de cristo, y Jesús se lo enseño a los discípulos  en la ocasión que vemos a continuación:

Fue en una barca, mucho tiempo después de Jonás, ocurrió también otra muestra de la ira de Dios.

Lucas 8:23  Pero mientras ellos navegaban, El se durmió; y una violenta tempestad descendió sobre el lago, y comenzaron a anegarse y corrían peligro.

Lucas 8:24  Y llegándose a Él, le despertaron, diciendo: ¡Maestro, Maestro, que perecemos! Y El, levantándose, reprendió al viento y a las olas embravecidas, y cesaron y sobrevino la calma.

Jesús dormía, él no tenía pecado, no tenía que temer de nada, que bueno cuando Dios perdona nuestros pecados allí estamos a cuenta  y en su soberanía sabemos que nada se le escapa de su control, si algo pasa él está en el asunto.

Así estaba cristo durmiendo hasta que le despiertan los discípulos  temerosos de mar.

Jesús se despertó y calmó esta tormenta de ira de Dios, de forma que el mar se volvió manso, muchos predicadores dicen, bueno este es el mensaje, el gran poder de Jesus, sobre el mar, y en parte es así,  él tiene todo poder, pero este no es el mensaje enviado, esto ocurría como  señal a los discípulos  y a nosotros.

Que cristo es el enviado  para en la cruz llevar sobre el el enojo y la ira de Dios.

También están los que dicen que Jesús les reprocho poca fe y no mandaron ellos que se calmen las olas, otro error, Jesús les dijo ¡no tenéis fe! Que es decir ¡No confían en la soberanía de Dios! al verlos tan asustados.

Ahora en esta oportunidad la calma fue pasajera, fue hasta que llegara a la cruz, allí cristo a igual que Jonás, se echó al mar de la muerte y pago totalmente por el pecado que nos exponía a la ira de Dios.

Cristo en la cruz fue un Jonás que se entregó a la muerte para aplacar la ira de Dios.

Cristo en la cruz fue blanco de la ira que nosotros debíamos soportar, Dios descargo sobre el el castigo que nos correspondía según su ley.

Dice la Biblia que, para que todo aquel que en el crea tenga vida eterna.

Desde ese día tenemos oportunidad de salvación de la devastación  que un día llegara sobre toda la humanidad.

Llegará el día que la tormenta de la ira de Dios caerá sobre todos los que no obedecieron el evangelio.

Cristo soporto la ira de Dios y esta se calmó, sobre alguien debía caer, el pecado debía ser castigado, Dios debía seguir siendo Justo.



Desde ese día podemos encontrar redención en este maravilloso salvador.

San Pedro decía lo siguiente:

1 Pedro 1:18  sabiendo que no fuisteis redimidos de vuestra vana manera de vivir heredada de vuestros padres con cosas perecederas como oro o plata,

1Pe 1:19  sino con sangre preciosa, como de un cordero sin tacha y sin mancha, la sangre de Cristo.



Si aún no decidiste comenzar a obedecer al evangelio desde este blog te alentamos a buscar gracia en cristo.

1Timoteo 2:5  Porque hay un solo Dios, y también un solo mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús hombres



MENSAJES BIBLICOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario