lunes, 20 de febrero de 2012

MUJERES: !AL PASTORADO!



En un clima social de completa igualdad en todas las cosas, la enseñanza bíblica de sólo permitir a los hombres ser pastores y ancianos no es muy popular. Muchas organizaciones feministas denuncian esta posición como anticuada y machista. Además, muchas iglesias han adoptado la "política correcta" de los estándares sociales y han permitido mujeres pastores y ancianos o lideres en la iglesia. Pero la pregunta permanece: ¿Es esto bíblico?



Mi respuesta a esta pregunta es: "No. Las mujeres no están para ser pastores y ancianos". Puede que a muchos no les guste esta respuesta, pero creo, que es una representación exacta de los estándares bíblicos. Tome su decisión después de leer este artículo:



Erroneamente se piensa que: las mujeres son poco apreciadas y subutilizadas en la iglesia.

O se dice que: Existen muchas mujeres con talento que podrían hacer un mejor trabajo en la predicación y la enseñanza que muchos hombres.

 Sin embargo, el asunto no es si están muy dotadas, sino se trata del orden y llamado por parte de Dios. ¿Qué dice la Biblia? Nosotros no podemos venir a la Palabra de Dios con nuestros compromisos o costumbres sociales y hacer que esta encaje en nuestros deseos. Más bien, debemos cambiar y adaptarnos a lo que la Palabra dice.

Ser pastora por derecho matrimonial tampoco esta en la Biblia, Dios nos trata de manera personal no en duo, los dones no vienen en pareja, y menos contra lo establecido en las escrituras.



La posicion creacional:
En el principio Dios creó los cielos y la tierra, el Huerto del Edén, a Adán y a Eva. Él colocó a Adán en el huerto y le dio autoridad para llamar a todos los animales por su nombre. Después, hizo a Eva como ayuda para Adán.1 Este es un concepto importante debido a que Pablo se refiere al orden de la creación en su Epístola a Timoteo cuando discute la relación entre los hombres y las mujeres en el contexto de la iglesia. Vamos a echar un vistazo.

 •"Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio. 13 Porque Adán fue formado primero, después Eva; 14 y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión." (1ª Ti 2:12-14).



Este pasaje tiene áreas interesantes para discutir, pero nuestro propósito se enfocará en la autoridad. Por lo menos, existe una estructura establecida por Dios. La mujer no está para tener autoridad sobre el hombre en el contexto de la iglesia. Pero esto no se extiende al mundo político/económico. En el Antiguo Testamento, Débora, fue juez sobre los hombres en Israel. También, en el Nuevo Testamento Febe jugó un importante papel en la iglesia en Cencrea (Romanos 16).

No hay duda que las mujeres sostuvieron a Pablo en muchas áreas y fueron de gran ayuda en la Iglesia (Hch 2:17; 18:24; 21:8); pero de lo que Pablo está hablando en 1ª Timoteo 2, es de la relación entre los hombres y las mujeres en la estructura de la iglesia, no en un contexto social o político.



Cuando miramos más allá de las enseñanzas de Pablo vemos que el obispo/administrador debe ser marido de una sola mujer (1 Ti 3:2), que gobierne bien su casa y que tenga una buena reputación (1 Ti 3:4-5).

Los diáconos deben ser "hombres honestos" (1 Ti 3:8).

Después, Pablo les habla a las mujeres en el versículo 11 y la obligación de ellas para recibir instrucciones. En el versículo 12 Pablo dice: "Los diáconos sean maridos de una sola mujer,…" Otra vez en Tito 1:5-7, Pablo dice: "Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé; 6 el que fuere irreprensible, marido de una sola mujer, y tenga hijos creyentes que no estén acusados de disolución ni de rebeldía. 7 Porque es necesario que el obispo sea irreprensible, como administrador de Dios…" Note que Pablo intercambia el uso de la palabra "anciano" y "administrador".



En cada caso, se dan instrucciones para que el anciano, el diácono, el obispo o el administrador sean de sexo masculino. Él es marido de una sola mujer, capaz de "…exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen." (Tit 1:9). No vemos ningún mandamiento para que las mujeres sean administradoras. Al contrario, a las mujeres se les dice que "sean honestas, no calumniadoras, sino sobrias, fieles en todo." (1 Ti 3:11). ¿Por qué será que los hombres solteros están fuera como administradores? Esto se debe al orden creado de Dios al cual Pablo hace referencia (Gn 1-2; 1 Ti 2:12-14). Esta no es simplemente una costumbre social que decayó con el antiguo Israel.



Adicionalmente, en el Antiguo Testamento en las más de 700 veces que se mencionan sacerdotes, cada uno de ellos fue un hombre. No hay ni un sólo ejemplo de una sacerdotisa. Esto es significativo debido a que los sacerdotes fueron ordenados por Dios para llevar a cabo un oficio importante en el ministrar de los sacrificios. Este nunca fue un trabajo para mujeres.



Por lo tanto, por lo que vemos en Génesis 1-2 y 1ª Timoteo 2 y Tito 1, la persona normal y apropiada para sostener el oficio del anciano/pastor es un hombre.



¿Qué hay acerca de Gálatas 3:28?

 •"Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús." (Gá 3:28).



Con frecuencia, éste versículo es usado para sostener la idea de que las mujeres pueden llevar a cabo los oficios de anciano y pastor debido a que no hay hombre ni mujer en Cristo. El argumento declara que si todos somos iguales, entonces, las mujeres pueden ser pastores.



Desafortunadamente, aquellos que usan este versículo de esta manera, han fallado en leer el contexto. El versículo 23 habla acerca de "aquella fe que iba a ser revelada" y cómo hemos sido traídos a Jesús convirtiéndonos en hijos de Dios por la fe. Ya no estamos más bajo la Ley, sino bajo la Gracia y somos "ciertamente linaje de Abraham… y herederos según la promesa." (v. 29)2 El punto de este pasaje es que somos salvos por la gracia de Dios de acuerdo a Su promesa y que no importa quién es Usted: si Judío, Griego, esclavo, libre, hombre o mujer. Todos somos salvos de la misma forma: por gracia. Aquí, no hay ni hombre ni mujer.



Este versículo no está hablando acerca de la estructura de la Iglesia; está hablando acerca de la salvación "en Cristo". Este versículo no puede ser usado para sostener que las mujeres sean pastores ya que no está hablando acerca del tema. Más bien, para encontrar más acerca de la estructura de la Iglesia y del liderazgo se necesita ir a los pasajes que hablan acerca de esto: 1ª Timoteo 2 y Tito 1.



Ser un Pastor o Anciano es Estar en Autoridad



Dios, es un Dios de orden y de equilibrio. Él ha establecido orden dentro de la familia (Gn 3:16; 1 Co 11:3; Ef 5:22-23; Col 3:18-21) y en la Iglesia (1 Ti 2:11-14; 1 Co 11:8-9). Aún dentro de la Trinidad hay un orden, una jerarquía. El Padre mandó al Hijo (Jn 6:38) y tanto el Padre como el Hijo mandaron al Espíritu Santo (Jn 14:26; 15:26), Jesús dijo: "Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió." (Jn 6:38). Es claro que Dios es un Dios de orden y de estructura.



En la creación, Dios hizo primero a Adán y después a Eva como su ayuda. Éste es el orden de la creación. Así lo menciona Pablo en 1ª Timoteo 2:11-14 cuando se refiere a la autoridad. Ser un pastor o un anciano es estar en el lugar de la autoridad; por lo tanto, dentro de la Iglesia, para que una mujer sea un pastor o un anciano, ella estaría en autoridad sobre los hombres en la Iglesia, lo cual está en contravía de lo que Pablo dice en 1ª Timoteo 2:11-14.



¿Pero Esto no Enseña a Menospreciar a las Mujeres?



No. Los líderes masculinos no desprecian a las mujeres. A Jesús se le dio la autoridad de Dios el Padre (Mt 28:18). Él fue enviado por Dios (Jn 6:38). Él dijo que el Padre era mayor que Él (Jn 14:28). ¿Se sintió Jesús menospreciado por esto? Claro que no. Las mujeres son de gran valor dentro de la Iglesia y necesitan ser usadas más y más de acuerdo a los dones que se les han dado.



¿Significa que la sumisión de la esposa al marido es que ella es menos que el esposo, menos importante o menospreciada? Una vez más: absolutamente no. El hecho de que no tenga un lugar de liderazgo en la Iglesia no significa que una mujer es menos que una persona, menos importante o inferior para Dios. Todos son iguales delante de Dios ya sean Judíos, Gentiles, libres, esclavos, hombres o mujeres. Pero en la iglesia, Dios ha establecido un orden de la misma forma como lo ha hecho en la familia. La cadena de comando es Jesús, el hombre, la esposa y los hijos.



¿Qué Hay Acerca de las Mujeres Que Dicen Que Son Llamadas Para Ser Pastores?



En el mundo, existen mujeres pastores que aman a sus congregaciones las cuales han afirmado que son llamadas por Dios para ser pastores. (como comprobar este llamado) Claro está, que yo no puedo estar de acuerdo con esto considerando el análisis de la posición bíblica. Más bien, yo creo que estas mujeres han usurpado la posición de los hombres he ido en contra de la norma de la revelación escritural. Adicionalmente, aquellas que afirman que son llamadas por Dios debido al gran trabajo que están llevando a cabo y los talentos que han recibido, están basando la teología de ellas o en su experiencia más no en la Escritura.



El tema es simple: ¿Se están sometiendo a la Palabra de Dios o están haciendo que la Palabra de Dios se someta a sus deseos y/o emociones?



¿Qué Pasa con una Mujer Misionera la Cual Establece una Iglesia?



Una vez más, la Escritura es la que establece la norma. Como cristianos aplicamos lo que aprendemos de la Palabra, a las situaciones que tenemos a mano. Entonces, ¿qué sucede en una situación donde una misionera ha convertido a un grupo de personas, digamos, en algún lugar de la selva y ella ha establecido una iglesia? En esa iglesia, ella se encuentra cumpliendo las funciones de pastor y de maestro con autoridad sobre los hombres en la iglesia. ¿Debería hacer esto?



En primer lugar, ella no debería estar ahí sola. Debería estar con el esposo de ella, o por lo menos bajo la supervisión de un cuerpo de la Iglesia con la presencia de otras mujeres y hombres. La obra misionera no es un esfuerzo solitario para ser manejado por una mujer soltera.



Segundo, si en algún caso de circunstancias inusuales hay una mujer solitaria, es más importante que la Palabra de Dios sea predicada y el Evangelio de Salvación siga adelante hacia el perdido que no tener nada. Si es mujer u hombre, permitamos que el evangelio sea predicado. Sin embargo, diría que tan pronto como existan hombres lo suficientemente maduros para que tengan el liderazgo, ella entonces, deberá establecer el orden correcto en la Iglesia como está revelado en la Escritura y de esta manera, demostrar sumisión a la Palabra.






Por: Matt Slick



No hay comentarios:

Publicar un comentario