miércoles, 31 de octubre de 2012

¿DEBEMOS LOS CRISTIANOS DISCUTIR SOBRE DOCTRINA?




  Ante el aluvión de falsa doctrina que encontramos hoy día, siempre que tratamos de hacer ver la verdad a un hermano en error, nos encontramos con esta defensa de la “paz” que hacen recordando el texto de: 2-Tito2-24 que dice El ciervo del señor NO debe ser contencioso. Por lo que muchos reúsan a discutir o tener una charla sobre doctrina, la caparazón es colocada también con otros textos de la escritura como: 1 Corintios 11-16- si alguno quiere ser contencioso nosotros no tenemos tal costumbre.
Por lo tanto es casi imposible tratar de rebatir toda falsa enseñanza ya que literalmente huyen de toda disputa doctrinal, declarándose defensores incondicionales de la paz, y de la unidad del “cuerpo”.
  Algo así como un paladín del amor a cualquier precio, que no pierde el tiempo, contendiendo sobre opiniones (Ro.14-1) sino que prefieren ocupar el tiempo salvando, o llevando “El mensaje” del evangelio, restaurando vidas etc.etc.Esta es la barrera que usan para; hacer, decir, y enseñar cualquier cosa que se les ocurre en el nombre de Dios.
  Lo que importa son los frutos, dicen otros, creyendo que la cantidad de personas en un salón, serian frutos a favor en sus “cuentas” ante Dios.
Es que el pensamiento pragmático inundo sus mentes, así como el pensamiento mundano lleno la iglesia, sabemos que esta manera de pensar en cuanto que; el fin justifica los medios, NO es de Cristo sino del mundo, que prioriza las “ganancias” o los números por encima de todo, o dando legitimidad a cualquier cosa.
Ahora una breve lectura de los textos anteriores o posteriores esgrimidos de: 2 Ti.2-24 y 1 de Co 11-16 más un estudio breve de el por qué de las palabras de los apóstoles en estas ocasiones, o más bien conociendo el propósito de la carta escrita y las intenciones del autor, sabremos mas precisamente a que se referían ellos con estos consejos puntuales, y  comprobaremos que significan lo contrario a lo que muchos suponen, ellos dicen en cuanto a que NO debemos ser contenciosos con sus doctrinas, sino obedientes a ellas NO torciendo nada sino siendo fieles en su interpretación y lectura.
No debemos ignorar en este tema las palabras de Pablo en Romanos 14.1 al 23 (leer) en que Pablo decide poner fin a discusiones sobre costumbres humanas que no contemplan la escritura, sino que se trataba de temas de conciencia, una más débiles y otras fuertes, en prácticas o costumbres, algo así como que ellos estaban pensando que las formas de unos eran mejores que la de los otros, a lo que Pablo defiende el principio de libertad personal en cuanto a estos temas, de allí que comienza diciendo NO discutan sobre opiniones humanas, claramente distintas de doctrinas Bíblicas.
Ahora si nos manda la escritura ser obedientes a estos pasajes:
Judas
3. Amados por la gran solicitud que tenia de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribíos exhortándoos a que contendáis ardientemente por la fe que a sido dada a los santos.
En el verso siguiente explica el ¿Por qué?
4-Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes  habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano y a nuestro señor Jesucristo.
  Contender en cualquier diccionario significa: discutir altercar luchar etc.etc.
También tenemos el ejemplo de los discípulos y de Cristo mismo que en infinidad de ocasiones contendieron por la verdad. En situaciones violentas y difíciles, de las cuales zafaron por los pelos, y en otras no zafaron sino que pagaron caro, ahora ¿debemos nosotros buscar estas situaciones? claramente NO (Mateo 15.4) pero tampoco debemos llegar al otro extremo de callar cobardemente ante un falso pastor o falso maestro que vitupera el nombre de nuestro Dios y ocasiona que el mundo blasfeme el evangelio.
  Caro pagaron muchos reformadores el aferrarse al la verdad a lo largo de la historia de la iglesia de Cristo.
  Ciertamente parece que algunos amantes de la paz por encima de la verdad o a costa de ella se olvidaron del deber del atalaya que claramente nos anima a NO callar sino a alertar.
Vemos por ejemplo en:
Isaías 56-10. Sus atalayas son ciegos todos ellos ignorantes, todos ellos perros mudos, no pueden ladrar, soñolientos, echados, aman el dormir
Jeremías 6 -17. Puse también sobre vosotros atalayas que dijesen, escuchad el sonido de la trompeta, pero dijeron, no escucharemos.
Tenemos también: 1 de Pedro 3.15- sino santificad a Dios en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo aquel que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros.
Estos pasajes nos animan a estar preparados y a no ignorar, para en el caso, que alguien ponga en duda nuestra fe defenderla con mansedumbre.
  También es costumbre cortar todo dialogo diciendo “no critiques” al ungido, o al pastor, o no seas rebelde con sus enseñanzas, lo que tiene parte de verdad y parte de mentira, ya que debemos respetar al pastor que enseñe la verdad, pero debemos confrontar con la escritura al que erra, si faltar el respeto, y aconsejar si es necesario tratando de lograr un dialogo sincero entre hermanos, recordando que cuando Cristo dijo no juzguéis se refiere al ojo o defecto personal y no hablaba de doctrina, también debemos tener en claro que no se trata de criticar personas, sino enseñanzas, ya que está en juego la relación con Dios.
Timoteo 2.15- procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de que avergonzarse que usa con precisión la palabra de verdad.

MENSAJES BIBLICOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario