martes, 4 de junio de 2013

CONVERTIDO O SOLO UN LAVADO DE CARA


Esto es lo que experimentan miles de creyentes en la gran cantidad de congregaciones en donde se dejó de predicar el evangelio de cristo y se lo reemplazo por “otro” más acorde a la necesidad de los hombres, o más tolerante.

Es habitual oír testimonios de muchos que al poco tiempo de comenzar a concurrir a una iglesia experimentan un cambio de vocabulario acompañado en casos por un cambio de carácter, y esto parece bueno, parece que Dios está cambiando al individuo, pero…..

Siempre tenemos un pero; es que nos preguntamos ¿Cómo es posible? Que enseñando un evangelio tergiversado a más no poder, las personas presentan un cambio aparentemente favorable.
 
Pero en casos como el que comentamos es pocible que ciertas lecturas pueden hacer un efecto meramente sintomático en sus vidas. Es decir, que así como ciertos medicamentos alivian solamente los síntomas de una enfermedad y no la enfermedad misma, ciertas lecturas hacen lo mismo, sino es que, en el peor de los casos, disfrazan todas aquellas cosas por las cuales acudimos a éstos libros.

El problema, actualmente es tratado podando el árbol, y pintando el fruto, lejos de ser tratado desde la raíz del problema mismo.



 Sabemos que el hombre es por naturaleza enemigo de Dios, esto es lo que nos enseñan la Biblia, no solo esto sino que tambien nos dice que está muerto.

Sabemos que desde el Edén el ser humano huye de Dios y de todo lo que signifique una ley moral, siempre que intentamos invitar a alguno nos encontramos que no desea venir a la luz para que sus obras no  sean descubiertas, nadie desea dejar su forma de vivir individual y personal, el hombre no tolera instrucciones de nadie.

Desde Edén el hombre es un fugitivo de Dios.

Sabe que está, en casos, al borde del infierno, que Dios está lejano para él, pero se obstina en mantenerse alejado, para que nadie le controle, ama su libertad en el pecado que le esclavisa.

En estas condiciones ocasionalmente accede a alguna invitación, el necesita de Dios, acumula tal vez varios años de infortunio, pero grande es la sorpresa cuando oye el mensaje que le dice que Dios le ama, que le quiere bendecir, prosperar, o sanar y con el podrá lograr los sueños de su vida, más aun, que Dios tiene todo planeado para su bien y prosperidad!

Todo es  ¡posible y cercano!

Entonces oye al pastor que le enseña una andanada de textos que suenan a música,  nadie te podrá hacer frente en ninguno de tus días, vendrán por un camino y huirán por diez, pedid y se te dará, para el que cree ¡todo es posible!  etc.etc.

¡Son textos de la Biblia! están allí, para que preocupar.

¿Qué ocurre entonces en él?

El hombre natural es, Él Y SUS,  sircustancias.

Muy simple el enemigo (Dios) no era tan fiero, me ama, y yo ahora también.

Esto INDEFECTIBLEMENTE traerá un cambio, el indio parece civilizarse, el enojo permanente no es necesario, todo saldrá bien, piensa; que ahora Dios está de su parte.

Pero, pero, aunque parece todo ideal, el problema es más grave que antes.

 Y el gran error comenzó con una equivocada presentación del evangelio.

El responsable: el ministro, que desconoce que esa presentación atrayente, no es la verdad, no es el evangelio que cristo enseño, y tampoco los apóstoles.

Los predicadores no tenemos libertad de cambiar algunas partes del mensaje por más lindo que suene y por más pequeña que sea.

El propósito de una adecuada y verdadera presentación del evangelio es la de confrontar al hombre con sus pecados que le exponen inexorablemente al justo juicio de Dios.

La ley debe ser un hayo para llevarlo a los pies de cristo.

El pecador debe enfrentarse a la cruz de cristo, y ver allí cuanto odia Dios el pecado, el castigo sobre cristo nos tiene que enfrentar con nuestro propio juicio, en la cruz tenemos que vernos a nosotros mismos. El ocupo nuestro lugar, el santo de los santos padeciendo bajo la ira de Dios reemplazandonos para salvarnos.

Esta correcta presentación del evangelio a través del poder del Espíritu Santo debe producir en el condenado el arrepentimiento indispensable para gestar en él una nueva vida.

Él debe acudir como la mujer que derramo el frasco de perfume a los pies de Cristo, sus muchos pecados serán perdonados.

El cambio cuando se expone el evangelio de forma adecuada el muerto resucita por el poder de Dios, esto es el evangelio que trae vida eterna, ya no es un cosmetico sino vida entre los muertos.

Y para nada podemos decirle Dios te prosperará, o Dios te levantara en el mundo, ni podemos declarar a nadie salvo por algún cambio de carácter, solo Dios decide, no nosotros.

Si podemos decirle, en caso de obseravar el desarrollo favorable de su converción, Dios te compro, pues ahora toma tu cruz y camina con cristo.

El milagro ocurrió, la semilla esta germinando, el muerto está vivo y vive para Dios, ahora dedicada su vida en las manos de su salvador, ahora su voluntad le pertenece a otro, ya no vive el,sino cristo vive en él.

Cada día es para cristo, que le predestino buenas obras en las que él debe andar.

Ahora añadirá a su fe, virtud. a la virtud conocimiento y a esto dominio propio, al fin llegaron los frutos en él.

La nueva criatura es genuina y real, el viejo hombre crucificado con cristo.

Sus frutos tardaron pero llegaron.

¿y el?........Él tuvo que morir. (Romanos 6.7)

MENSAJES BIBLICOS

(Uno de las evidencias de un convertido es su conocimiento de su salvador, cosa que dificilmente observamos en los casos que vemos de cambios rapidos.)
 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario