martes, 13 de agosto de 2013

LOS JOVENES DE CRISTO


Efecios 6.1

La obediencia de los hijos que agrada  a Dios:

la educación cristiana es una importante tarea de los padres, en la que deben colaborar los hijos, todos deben estar de acuerdo en que si nos preparamos para la vida, tenemos que incluir el respeto a Dios  para que esta no sea infructífera, la Biblia nos enseña: 

Hijos, obedeced  en el señor a vuestros padres, porque esto es justo.

Es claro que cuando dice; en el señor, se refiere al común comportamiento de aquellos que estamos en cristo, obedeced en el señor es obedeced en la presencia y guarda de Dios, esto es el bien común de los que andan en luz, las personas que no ven o sin luz de cristo, no distinguen el bien del mal y tienen muchos problemas para comprender la necesidad de la justa obediencia a los padres, algunos pueden observar algo, pero con límites, las oscuridad es evidencia de falta de cristo, a mayor ausencia de enseñanza o educación cristiana mayor ausencia de luz.

Todos los hombres tenemos además grabada, la ley moral en nuestros corazones, así mismo el pecado se encarga de tapar paulatinamente con oscuridad esta ley.

Es claro que siempre llegamos en el estudio de la escritura a comprobar cuanto es el daño que el pecado infringe en los hombres, cuando un hijo no entiende que obedecer le conviene seguramente el correr del tiempo le demostrara su error lamentablemente tarde.

Luego Pablo agrega: Porque esto es Justo.

Justo es: lo que corresponde, lo que es correcto, lo que es merecido, lo que es justicia, lo que es agradable a Dios.

Cuando los hombres nos acercamos a Dios indefectiblemente nos topamos con su justicia, a menudo vemos cuando se resaltan los atributos de Dios, decir que es amor, que es bueno, que es galardonador, pero raramente exaltamos la justicia que emana de la derechura de Dios.

Si bien todos los creyentes no estamos ante el a causa de nuestra justicia, sino de la de cristo, su operación en nosotros comienza a manifestarse en acciones justas de nuestra parte, no tolerar la injusticia es sinónimo de cristiano.

Vemos por lo tanto que Pablo dice que la obediencia a los padres no es sinónimo de hacer algún tipo de puntos ante ellos, sino que solo es lo justo, aunque sabemos habla esto bien de nosotros, así el fundamento del mandato de obedecer es solo, porque es justo.

Los cristianos no nos debemos acostumbrar a hacer las cosas a causa de conveniencia alguna, si la hay, sino solo porque es lo que corresponde, o lo que es justo, esto agrada a Dios, cuando hacemos las cosas buscando el beneficio medido, generalmente rechazaremos hace más de la mitad de ellas convirtiéndonos en soberanos de nuestras vidas, desplazando a Cristo de ese lugar.

La Biblia nos enseña que andemos obedeciendo a Dios aun cuando nadie nos ve.

La búsqueda de la verdad que nos hace bienaventurados debe tener como base que nos agrada la justicia.

Una importante evidencia de la salvación genuina es que nos agrada justamente aquello que agrada a Dios, convirtiendo la obediencia en algo placentero.

No es normal que los creyentes permanezcan haciendo u oyendo injusticia y  sin reaccionar.

Tampoco es posible que viendo mentira no lo notemos.

Ahora también el término “en el señor” que leemos, nos habla de un comportamiento general de los padres, cuando estamos en el señor la convivencia debe ser en el señor, todos.

Así mismo el hecho que los padres no sean cristianos no nos habilita para quebrar el mandamiento que nos hace bien.

Luego dice.

Efecios 6.

2. Honra a tu padre y a tu madre que es el primer mandamiento con promesa.

3. Para que te valla bien y seas de larga vida en la tierra.

La cosa va más allá, no solo la obediencia honra, sino la forma de obedecer, no es lo mismo obedecer luego de una trifulca que hacerlo casi sin que se lo digan.

La práctica de la obediencia nos sitúa, y enseña a funcionar naturalmente y no a fuerza de algo que nos fuerce.

La buena disposición es característica del que sabe su justo lugar y busca agradar a Dios funcionando en él.

Indefectiblemente el resultado de estas cosas se evidenciara en que la bendición de Dios estará vista en la vida de ese joven no sin lucha.

Todo  lo trascendente y bueno  irá bien, (no así todo lo que quiero) contrariamente a lo que vemos en infinidad de jóvenes que deben echarle algo a cuerpo a causa de la insatisfacción crónica, que les persigue donde quiera que van.

Dios se agrada de la obediencia y acompaña a quien obedece durante toda su vida, cosa que se suma a las ventajas de que obedece a la voz de su padres que evitara tome decisiones equivocadas cayendo en errores consecuencia de la inexperiencia y errada visión de las cosas de la vida

La falta de éxito en nuestra vida cristiana no es casualidad, sino causalidad, si bien los que son salvos están seguros en él de ello, la vida fructífera desde la mirada de Dios, es consecuencia de la observancia de la ley de Dios.   
MENSAJES BIBLICOS

   


No hay comentarios:

Publicar un comentario